El Cometa


Día 21: Domingo 26 de mayo 2002. San Quintín – Ejido Lázaro Cárdenas- El Rosario.
mayo 26, 2002, 1:46 pm
Archivado en: Ejido Lázaro Cárdenas, El Rosario, San Quintín

Hora: 8:00 AM. Temperatura: 15ºC. Presión B. 30.4

Estacionados en el Ejido Lázaro Cárdenas (San Quintín. Poblado de más de 2000 habitantes Mañana nublada. Parece que en esta época es el promedio diario en la región. Hace días que no veo un hermoso amanecer como en la costa del Mar de Cortés. Estamos justo al lado de la barda de malla ciclónica de la Esc. Sec. No. 35 y frente al Jardín principal del poblado “ Parque Braulio Maldonado”. Observando este jardín con sus características, me doy cuenta que en todos los poblados de esta región de la zona norte de la BC. están todos construidos siguiendo el mismo plano general, parecen copia fiel del original (sic. Son idénticos todos.

Anoche tuvimos noche astronómica en este parque que tenemos enfrente. Hacía frío. Asistencia baja. En toda la sesión, un máximo de 50 personas tal vez. No los culpo, el aire estaba realmente frío. A pesar de haber sido fin de semana, sólo en la tarde hubo un poco más admirando la exposición fotográfica expuesta en los costados del kiosco. El aire frío no dejaba muchas opciones de salir de casa. Solo nosotros que ya nos habíamos comprometido con las autoridades de la Delegación de Policía que la haríamos, tuvimos que apechugar y aguantar la tarde y parte de la noche afuera. Nos dieron un reconocimiento por la labor desarrollada en favor de la comunidad.

A la hora de desayunar, prendí la radio en el canal 12.90 de AM. XEQIN “Radio Cultural Indígena; La Voz del Valle”, me encontré con la sorpresa de escuchar un programa en lengua Mixe y Zapoteca, llamado “Nuestras Voces”, dirigido especialmente al auditorio de indígenas originarios de la región de La Mixteca Oaxaqueña, que en esta zona habitan desde años atrás y es gente que aún estando lejos de su tierra natal, conservan su idioma original. La amenizan con música regional del Estado de Oaxaca, bandas populares de las regiones de la mixteca, así como grupos de cancioneros,

Anoche durante la sesión astronómica, tuvimos la oportunidad de convivir con mucha de esta gente. Comparamos algunas palabras en su idioma y el mío, que es el “Zapoteco”. Existen algunas leves semejanzas. Los conductores son profesores bilingües.

Como en muchos ejidos, hoy es día de tianguis. Salimos a caminar y a recorrerlo. Es bastante grande y en el se pueden encontrar una gran variedad de artículos alimenticios, de vestir; artículos usados traídos de las casas de segunda de Ensenada y Tijuana, puestos de verduras y frutas, fonditas de comida, venta de pozole y menudo, Aún no instalaban todos. La mayoría de las personas que lo visitan son indígenas, de los llamados Oaxaquitas. Muchos, muchos.

Ellos son el corazón que hace productiva esta región. De este Ejido se trasladan a todos los campos agrícolas regados por todo el Valle de San Quintín. El agua para el riego es extraída de los mantos acuíferos del Río Santo Domingo y aunado a esta mano de obra barata, se obtienen abundantes cosechas.

Opuesto a la playa, encontramos la Isla de San Martín, de origen volcánico, refugio de focas y leones marinos. Actualmente en esta zona se dedican a la recolección del “Sargasso” el cual secan, empacan y envían a Ensenada, lugar donde es procesado, obteniendo de él más de 105 productos farmacéuticos que posteriormente son exportados a USA.

Día de ir a misa, iremos al servicio de las 11am, Iglesia de San Francisco de Asís. Posteriormente a checar nuestro correo al Internet, ya que el día de ayer ya no fue posible hacerlo. Espero que hoy domingo respeten el horario que tienen marcado en la puerta: de 10:00am a 5:00 PM. , cuesta $20.00 la hora de alquiler del servicio.

Hora: 2.50 PM. Estacionados a las puertas del café Internet. Tenía 29 correos, hubo que contestar los más importantes. Platique con David directamente desde Hamburgo por Netmeeting, en este lugar tienen el equipo para poder hacerlo, en esa forma pudimos vernos y escucharnos en vivo y en directo, realmente me maravilla el adelanto que se ha conseguido en las comunicaciones. Envié además algunas fotos del viaje.

Hora: 5.30 PM. Hemos terminado de reabastecernos de alimentos y suministros para los próximos 10 días aproximadamente, hasta que lleguemos a Guerrero Negro, fin de la primera mitad del viaje, así que en vista de que el sol ha ido descendiendo, decidimos emprender el viaje hacia nuestra siguiente parada; El Rosario.

Empieza nueva numeración del kilometraje al sur por la ruta No. 1.

Km 4. – Continua el camino invadido a ambos lados de plantaciones de tomates. Entronque a Muelle Viejo y al Molino Viejo.

Km.6.- Entronque Y ramal a la derecha sobre el puente del Río Santa María y al Hotel La Pinta; a la izquierda seguimos por la carretera No 1.

Km 10. – Entronque pavimentado por 5 Km al Hotel La Pinta y al Motel Cielito Lindo, ambos con vista a la playa.

Km 16. – tercería al Trailer Park Enrique´s y a la Playa El Pabellón

Km 25. – Desviación al Rancho El Socorro. Zona de fósiles marinos.

Km 41. – Entronque de tercería al Rancho El Consuelo. Entramos a la zona de curvas.

Km 52. - Descenso hacia el Arroyo El Rosario.

Km.55.- El Rosario de Arriba. Gasolinera del lado izquierdo. Nota: último lugar para recargar gasolina si se piensa viajar hacia Guerrero negro. Les sugiero llenar el tanque antes de continuar su viaje al sur.

Antiguamente, este era el último poblado para abastecerse y hasta donde la cinta asfáltica llegaba antes de adentrarse a la parte central de la Baja. El clima es más frió que en Ensenada y hace también mas viento. A 15 Km por tercería de este poblado hacia la costa, se encuentra Punta Baja poblado dedicado a la pesca y a la recolección de langostas y se puede rentar una lancha con los pescadores para visitar la Isla San Jerónimo. Durante el Otoño y el Invierno, es muy común encontrar a las orillas de la carretera, grandes extensiones de terreno alfombrados de chiles rojo secándose al sol y que le dan a los costados un toque de realeza al camino flanqueado de rojo cual alfombra que recibe al visitante con sus mejores galas.

Hora: 7.17 PM. Estacionados frente al jardín municipal y la Delegación de policía del poblado de El Rosario de arriba. El jardín con las mismas características de los anteriores, lo único diferente son los árboles que lo pueblan, menos polveados, su verdor es menos grisáceo. Los pajarillos están llegando a buscar lugar donde refugiarse para pasar la noche en las copas de los árboles, al igual que nosotros vagabundos errantes, buscamos el refugio de los parques y el cobijo de la fronda de los árboles de estos lugares. En eso nos parecemos. Al igual que ellos nos estamos preparando para cenar y alistamos la cama para descansar. Hoy no habrá noche astronómica, iremos a la cama temprano. Ni un alma en el parque. Sólo El Cometa y nosotros dentro de él esperando la eternidad de la tarde.

El Rosario BC. Delegación policía. El Rosario B.C. Mary.

Kiosco pintado de azul marino, blancos los pilares que sostienen la cúpula hexagonal, barandal de rejas metálicas, de azul también. Juegos infantiles al igual que en los otros. Parece una copia al carbón de los que nos resguardaron anteriormente. Bancas de mármol alrededor. Donadas por gentes que quieren o quisieron preservar sus nombres y/o el abolengo de su familia. Ostentosamente sobresalen sus datos en el respaldo de frío mármol. Alcanzo a leer la más cercana a nosotros. Cortesía de Sánchez e hijos. Están esparcidas alrededor del jardín como una veintena de ellas, todas con sus respectivas leyendas.

Nuevamente noche fría. Es característico de esta región cercana al Océano Pacífico, aún cuando ya hemos entrado a la primavera. Este poblado está ubicado adentrándose ya hacia la parte central de la península, aún así, el cañón que conforma esta zona, pareciera que entuba el aire, como en un dicto, como en una flauta que silva con la corriente fría y encanta a sus pobladores en las horas antes de que la noche se adueñe del cielo. Aún no hemos disfrutado de la tibieza de la primavera.

Desde la tranquilidad de mi bastión, veo como va pardeando la tarde, lenta, sin prisa. Se han encendido ya las luminarias de color ámbar que rodean la cerca de la escuela secundaria. Nos queda enfrente, justo cruzando la carretera No. 1. Horadan las cortinas de penumbra que las quieren cubrir. Se niegan a sucumbir ante el embate del velo negro de la noche, abren brechas de luz. Las tinieblas se aprietan más y más y agoniza el día. Sólo escucho piares esporádicos de los pájaros por encima del Cometa. De vez en vez, el ronroneo monótono de un vehículo que circula en la carretera rompe la quietud de este refugio. ¡Oh ¡ Santa paz de estos lugares. Los trinos de las avecillas han cesado por completo, ni una más se atreve a interrumpir el sueño de sus compañeros.

___ ¿Que solitario esta aquí, verdad? ___ Me comenta Mari, desde la cama.

___ Así es ___ y caigo nuevamente en el silencio, un silencio más que profundo; un silencio solemne.

clip_image002

Jardín de El Rosario de arriba. B.C. Enoc.



Día 20: Sábado 25 de mayo 2002. Camalú – San Quintín.
mayo 25, 2002, 1:27 pm
Archivado en: Baja, Camalú, San Quintín

Hora: 5:24 AM. Temperatura: 14ºC. Humedad: 58 Presión B.: 30.4

Amanece. Los dos únicos postes del alumbrado con lámparas en esta calle, siguen encendidas. Un campesino madrugador pasa frente al Cometa con rumbo no sé dónde. Sigue de frente por la calle hacia el este. Todo solitario, semioscuro. Algarabía de pajaritos. El pueblo duerme, recogiendo el calor dentro de sus casas. Hora de partir. Preparo al Cometa para la jornada de hoy.

Hora: 6:00 AM. Partimos.

Km.169.- Colonia Guerrero. Comunidad agrícola sobre los bancos del Río Santo Domingo y a 6 Km de la costa del Pacífico. Moteles, gasolinera, tiendas, restaurantes. Entronque al poblado de Santo Domingo, a sólo 8 Km donde encontramos las ruinas de la antigua Misión de Santo Domingo, fundada en 1775 por Frailes Dominicos. Existe ya sólo remanentes de paredes de adobe. Cercano a la Misión aún se observa el antiguo cementerio construido por los frailes. Fue abandonada aproximadamente en 1839, cuando una epidemia acabó con los indígenas de la región.

Intensa actividad agrícola se desarrolla actualmente en esta región. Estas zonas antiguamente de chaparrales en décadas pasadas, ahora son una de las regiones agrícolas más importantes de la Baja Norte. Cultivos intensivos en ambos lados de la carretera. Todo el camino hasta llegar a San Quintín. Tomates, coliflores, ejotes, chiles, fresas, etc., se pueden observar creciendo en cientos de hectáreas irrigadas, que posteriormente serán exportadas a los USA. Campos abarrotados de jornaleros provenientes del sur del país. Los indígenas se mueven entre las plantaciones como espantapájaros negros, envueltos en indumentarias como de beduinos del desierto, soportando las inclemencias del tiempo. Gente que ha llegado acá, trayendo consigo su idioma, costumbres, alimentación, forma de vestir, etc., creando con ello una subcultura dentro de esta cultura del norte.

Km 172. – Camino a la derecha a: Posada Don Diego y Don Pepe´s trailer parks, a 3km. por tercería. Lugares para acampar en la costa.

Km 190. – San Quintín. La Bahía de San Quintín ha sido un punto importante de actividad humana desde hace miles de años. Los vestigios más antiguos son sus sedimentos concheros que reflejan la presencia indígena por estas costas. Familias Inglesas poblaron estos parajes a finales de 1800 y dejaron huella de su paso en el área conocida como Muelle Viejo. Las casas, el cementerio y otras construcciones, se han convertido en una razón para visitar esta Bahía.

El Valle de San Quintín formó parte de la concesión de Luis Huller, quién en 1900, cedió las tierras que rodean la bahía, a la Compañía Colonizadora y Exportadora de Baja California, conocida como la “Compañía Inglesa”.

Esta Bahía, posee una biodiversidad de gran valor; su laguna, esteros, playas y dunas, esconden su tesoro más valioso: el ecológico.

Hora: 7:58.AM. Estacionados en la avenida principal. Desayunamos un rico menudo en una fondita en cuyo exterior se lee “Comida Mexicana, Las Tres Palmas”, a $ 20.00 la orden, nos pareció un magnífico precio. El cometa está en la mera puerta del negocio. No tienen café preparado aquí, sólo soluble, así que decidimos mejor subir a tomarlo en casa. También venden agua para beber y como ya se nos terminó, pues de una buena vez compramos aquí. Día de lavandería, antes de llegar acá, vimos un negocio en esta misma avenida, a varias cuadra de aquí, iremos después de tomarnos nuestro cafecito con leche y su respectivo pan dulce. Lugar para chequeo general del Cometa, antes de dirigirnos hacia el interior de la península. Tengo que rellenar el tanque de agua, checar el correo en algún café Internet. Hay uno frente a la lavandería, así que aprovecharé el tiempo, mientras Mari lava.

Sobre esta avenida que se extiende a lo largo de la carretera N0.1, existe una choricera de negocios a ambos lados, en una extensión de unos 3 Km. Este es un centro importante de abastecimiento de toda clase de insumos necesarios en la región: bancos, supermercados, médicos, hospitales, hoteles, gasolineras, talleres mecánicos, refaccionarias, casas de cambio, etc. todo lo que se necesita en una gran ciudad. Un buen punto para abastecernos de todo lo que nos hace falta, antes de emprender la última jornada en la Baja California Norte. Avanzamos algunas cuadras y ahora estamos en el Ejido Lázaro Cárdenas. Mari lava, mientras tanto decidí hacer limpieza interna del Cometa; aspiré, trapié, sacudí y lavé ventanas y parabrisas, quedó por dentro, listo para varios días más. Nos dirigimos a la gasolinera y rellené el tanque de gasolina, el de agua. Mari aprovechó que estaba estacionado en los terrenos de atrás de la gasolinera, para echarse un regaderazo, mientras yo checaba los niveles de aceite, suspensión y llantas del Cometa. Todo funcionando a la perfección. Gran ventaja el generador de electricidad, podemos tener agua caliente para bañarnos y usar la aspiradora y todos los artefactos que funcionan con electricidad.

El Ejido Lázaro Cárdenas está separado de San Quintín, únicamente por el Río San Quintín, cruzando el puente estamos de uno y otro lado y la fisonomía no cambia casi en su aspecto. Polvo por todas partes como en toda esta zona. Ruido incesante producido por el intenso tráfico a ambos lados de la carretera. Muchísimo movimiento vehicular, camiones, traileres cargados de una gran variedad de productos agrícolas, autos de turistas, en su mayoría con placas de California USA dirigiéndose a los distintos destinos turísticos. Es fin de semana.

Espero a que Mari termine de lavar. Ladridos. Observo dos enormes perros encerrados tras unas rejas. Ladran a un famélico perrito callejero que pasa frente a ellos. Con sus rugidos y manazas, quisieran tumbar la reja que los resguarda. Es muy pequeño, se detiene, les contesta, ladrando con un tono agudo y débil, sin fuerza, de perro callejero, flaco, desnutrido, hambriento, con cara de tristeza. Se envalentona, los provoca a sabiendas que no podrán salir de su encierro para atacarlo. Se para frente a ellos molestándolos durante buen rato. Cuando se aburre, da la media vuelta y se aleja, dejando al par de grandulones desgañitados. Humillados se retiran hacia el fondo del patio a rumiar su derrota. Se echan en un rincón a continuar con su rutinaria mañana. Ahora sólo queda el zumbido de los motores, que por oleadas, se acercan y alejan, aumenta y disminuye como en un equipo de sonido que graduara los decibeles de intensidad. Un puesto ambulante de mariscos se vino a instalar a unos metros del frente del Cometa. Una mesa de plástico con 6 sillas del mismo material, blancas todas, con el logotipo Coca Cola. Un parasol rojo, amarrado a un costado de un carrito blanco también, construido de madera, con ruedas de bicicletas; sobre él, una hilera de botellitas rojas, conteniendo salsas picantes, catsup, mostaza, mayonesa; trastos de plástico de todos colores rellenos de verduras, limones partidos por mitad, cebolla finamente picada. Todo esto, lo trajeron en una pequeña vagoneta azul; además, un bote para la basura, también de plástico. Una pareja de edad mediana lo atienden, parecen ser marido y mujer, ambos con sus respectivos delantales y gorros blancos, también confeccionados con hule plástico. (vivimos en un mundo emplasticado). Cócteles de camarones, almejas, “vuelve a la vida”, cayo de hacha, etc., toda la gama de moluscos, crustáceos, mariscos en general que suelen servirse en estos expendios, además; ceviche y caldo de pescado; todo lo anterior, condimentado con polvo del camino, que como finísimo talco, se deposita sobre los manjares marinos dándole ese peculiar toque de la comida de la calle. Apenas están terminando de instalarse cuando arriban ya los primeros comensales. Se acomodan lo más cómodamente, buscando la poca sombra que les proporciona el parasol rojo aquel. Se saborean exquisitamente sus cocteles, envueltos en la fina capa transparente de color ocre, que el viento provocado por los vehículos que transitan sobre la carretera, a escasos metros del puesto, arremolina en su rededor.

Veo pasar más paseantes gabachos, ahora unos remolcando un yatecito. Ahora una pickup con 4 tricimotos. Ahora una camioneta con 3 bicicletas en el toldo. Pasan y pasan, unos tras otros, en un conteo interminable. Zumban y zumban al ir pasando, incesante, monótono. Ahora un camión cargado con madera, nueva, brillante, limpia.

Son ya las 12: 25 PM., la temperatura en el interior del Cometa ha aumentado: 25ºC.; Humedad: 39; Presión B.: 30.4. Sólo escribo y espero a Mari, mientras escucho a Brahams en el tocadiscos.

clip_image002

Jardín Principal, San Quintín BC.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.